BIENVENIDOS

La idea de esta página, es reflexionar juntos acerca de la vida de la Virgen María. Descubrir el mensaje profundo que se esconde tras los textos bíblicos y otros. Por eso te invito a participar activamente. El enriquecimiento será mutuo. El mundo necesita que los cristianos maduremos en nuestra fe. Así el Reino de Dios será una realidad concreta hoy y ahora.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Primera Reflexión sobre << He aquí la esclava del Señor>>

La anunciación
Pintura de "El Greco"

<< He aquí, la esclava del Señor>>

La Anunciación de la Virgen María es ya de por sí, el primer anuncio de Dios Padre al pueblo que le amaba. En ella, Dios Padre trae el mensaje de la encarnación de su Hijo a través del Sí de María.
Ella, dará a luz un niño que se llamará Jesús.
Ella, dará carne al Verbo, al Hijo Unigénito de Dios Padre.
Por ella, Por la Virgen María, la Luz de la Salvación entrará al mundo para rescatar a toda la humanidad oprimida, sojuzgada, esclavizada y desechada por el pensamiento de su época.
Ungida por el Espíritu de Dios, María, dará la primer respuesta que nos lleva a pensar como verdaderos discípulos: Sí, y "hágase en mi según tu voluntad".
La anunciación nos mueve a reflexionar entonces ¿cuál es la primera actitud que debemos tener si queremos ser verdaderos seguidores de Cristo?

La imagen del cuadro pintado por "El Greco"sobre la "Anunciación" nos muestra varias cosas.
La que me surge a primera vista, es que María debería estar a solas y en oración en el momento en que se presenta "el ángel que lleva por nombre Gabriel".

Da la impresión de haber estado en recogimiento y en oración -está sentada frente a un pupitre con un libro abierto- (suponemos meditando la palabra), pero la realidad no la sabemos. Podemos intuir o imaginar que así fue, o bien podemos creer que María estaba en soledad, tal como José lo estaba cuando se le presentó el ángel en sueños. Pero una vez más no lo sabemos a ciencia cierta. 

En el Evangelio según San Lucas, cap. 1, versículos 26 a 38 dice: " Al sexto mes ( hace referencia al sexto mes en que Isabel su prima había quedado embarazada, siendo una mujer estéril y anciana, a la que Dios anunció a Zacarías que su esposa esperaría un hijo y que bajará a su encuentro) envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y, entrando, le dijo: << Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.>>

Ella se conturbó por estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: << No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.>>

María respondió al ángel: <<¿ Cómo será esto, puesto que no conozco varón?

El ángel le respondió: << El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se llamará Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez y este es ya el sexto mes de la que se decía que era estéril, porque no hay nada imposible para Dios.>>

Dijo María: << He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.>>

Y el ángel, dejándola se fue."

En el Evangelio no se dice nada acerca de en qué situación se encontraba María, cuando Dios la visitó a través del ángel.  Tampoco encontramos nada en el otro Evangelio que se detiene en el momento de la anunciación y el embarazo de María por parte de Dios.

Evangelio según San Mateo, cap. 1, versículos 18 a 25: << El origen de Jesucristo fue de esta manera: su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, que era justo, pero no quería infamarla, resolvió repudiarla en privado. Así lo tenía planeado, cuando el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: << José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.>>  Todo esto sucedió para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta: << Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: << Dios con nosotros>>. Despertado José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer.  Y no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús."

Sólo entonces basándonos en ambos Evangelios sabemos cuál fue la actitud, la decisión y finalmente la palabra que dio María a Dios.

María no sabe hasta donde ese Sí, y ese "Hágase en mi según tu Voluntad" la han de llevar. 
Sólo respondió según su corazón le dijo. En sus palabras, vemos la actitud: que ella dice de sí misma:        << He aquí la esclava del Señor>>, se considera "esclava". En aquellos días, esclavo era menos que nada. Nada valía y no tenía derecho alguno. Así se considera María frente a Dios. María, es para ella       << la Nada de Dios>>, y es en esa "nada" que Dios puede hacer su Voluntad. Moldearnos y hacernos nacer de nuevo.

Entonces: para que Dios pueda moldearnos y hacernos nuevos, debemos considerarnos "una nada", pero una "nada que se hará fructífera con la Palabra de Dios", hará nacer en nosotros algo nuevo. Seremos creados por Él personas verdaderas que alcanzarán la plenitud. No la nada de la que se habla hoy en día, dónde los falsos profetas abusan del poder da manipular consciente o inconscientemente nuestro emotividad, nuestro psiquismo, y hasta nuestra realidad. 

Habiendo transitado por varias voces (enseñanzas) , pude comprender dentro de mi corazón a que se refiere "esta nada", "este, << He aquí la esclava del Señor.>>, estoy convencida que esa nada significa el poder de despojarnos de todo lo que es accesorio, poniendo en el centro de nuestras vidas a Cristo. Aprendiendo a mirar hacia Él. A este despojamiento de todo lo accesorio llamo "nada". En este sentido el Cuadro de El Greco, me transporta a ese momento en que podemos ser esa nada. En la soledad y el recogimiento. Cuando ya el mundo no es lo primero. En ese instante, allí, en lo más profundo de nuestro corazón nace la conversación con Dios. Nace el "Encuentro". Y allí, es donde podemos decir nuestro: Si.

María, sólo sabe en su corazón le nace la certeza de que el llamado del amor de Dios, merece esa respuesta: Sí y Hágase en mi según tu Voluntad.

Hasta aquí, lo que llamaría la primer propuesta para de ser cristianos, pasemos a ser verdaderos discípulos de Cristo.

He vivido muchas veces como el mundo nos absorbe y nos deja alejados del centro. Y en cada ocasión si miro hacia María, veo, cuan lejos estoy de ser verdadera discípula. Pero vuelvo a mirar, y ya no la miro a ella, miro hacia la cruz en que Cristo se encontró, y su Espíritu Santo me levanta y me vuelve a colocar hacia Él. Y mi vida vuelve a tomar el verdadero sentido. Ahí, mirando desde María a Cristo en la cruz, mi corazón vuelve a decir: Si. Y respondo a su llamado por mi nombre. Y mi nombre toma sentido y cobra nueva vida.

Hasta hoy dejamos por aquí. Nos hace falta poder recogernos y en lo más profundo de nosotros, entablar nuestro primer diálogo verdadero con Cristo.

Que esta noche, Dios nos envíe a su Espíritu Santo.
Y si lo deseas, pídele que te otorgue el don de abrir tu corazón.
Yo haré lo mismo.
Bendiciones.

¿Podremos seguir el ejemplo de María?




No hay comentarios:

Publicar un comentario